Los Ángeles, una ciudad con gran tradición de baloncesto, vive una época oscura en cuanto a éxitos se refiere. Los Lakers se encuentran en una etapa de reconstrucción que empezó hace varios años. Desde su último título de campeones en 2010, la franquicia lleva un balance de 208 victorias y 268 derrotas. Situación que tampoco han sabido aprovechar sus vecinos los Clippers, cuyo mejor resultado ha sido alcanzar las semifinales de conferencia oeste.

La retirada de Kobe Bryant al final de la pasada campaña supuso el inicio de una nueva era en Los Angeles Lakers. Durante las últimas temporadas, desde la directiva se apostó por construir un equipo con jóvenes promesas que estuviese liderado por la “mamba negra”. Pero con su marcha, se produjo un vacío de liderazgo.

Para reemplazarle el elegido es Brandon Ingram. El alero es la gran esperanza de los aficionados de la franquicia para poder volver a luchar por los títulos a medio-largo plazo. Tras ser elegido nº2 del pasado draft por su gran temporada en la Universidad de Duke (17.3 puntos por partido), el jugador de 19 años deberá asumir el rol de protagonista si el conjunto de los Lakers quiere volver a ser competitivo.

636023274787385671-usp-nba-nba-draft-82864524
La taquilla del vestuario que ocupaba Kobe Bryant ahora es propiedad de Brandon Ingram, un hecho que define a la perfección la idea de la franquicia. Foto: Twitter

Sus 2,06m de altura y sus 86kg de peso le otorgan una capacidad atlética esencial para jugar en la NBA. Físicamente también destaca por sus largos brazos, que le permiten sacar lanzamientos por encima de los defensores con facilidad y un gran poder a la hora de poner tapones. Estas características le han hecho ganarse al apodo de “Baby Durant”, llegando incluso a reconocer la estrella de los Warriors que Ingram es el primer jugador al que ve y siente como si se viese a él mismo en un espejo.

En cuanto al juego, Ingram es un jugador que exprime su físico al máximo. Aprovecha su cuerpo para realizar penetraciones a canasta e imponerse a sus defensores, es un fuerte activo a la hora de capturar rebotes tanto en defensa como en ataque y tiene buen lanzamiento desde la línea de tres puntos (en su temporada en Duke anotó un 41% de los triples que intentó).

El camino al éxito no será corto ni fácil, como ya ha podido comprobar en sus tres primeros partidos en la mejor liga del mundo, pero Ingram tiene todas las cualidades necesarias para ser la nueva estrella de los Lakers.

Jaime Velasco (@jaimevelasco24)

Anuncios