El Herbalife Gran Canaria se proclamó campeón de la Supercopa Endesa disputada el pasado fin de semana en el Buesa Arena de Vitoria. De esta manera, el conjunto insular lograba el primer título de su historia. Un triunfo que refleja el buen trabajo realizado en este equipo durante los últimos años.

Desde la temporada 2012/2013, en la que Herbalife pasó a ser el patrocinador principal de la entidad, el equipo de Gran Canaria ha experimentado un cambio notable en sus resultados. De ser un club que ocupaba puestos de media tabla en la competición liguera, pasaron a pelear por los títulos. En dicho año, jugaron por primera vez en su historia unas semifinales de Liga Endesa y de Copa del Rey.

En 2014, el conjunto amarillo abandonó el mítico Centro Insular de Deportes para trasladarse al Gran Canaria Arena, con el doble de aforo que su antecesor (11.500 espectadores). Este cambio suponía una clara apuesta desde el Cabildo de la ciudad por potenciar la importancia del club y del baloncesto.

conocer-gran-canaria-arena-24
Pese a su corta existencia, el Gran Canaria Arena fue sede de la edición 2015 de la Copa del Rey de Baloncesto. Foto: Conocergrancanaria

En la temporada 2014/15, la llegada del experimentado Aito García Reneses al banquillo supuso la consolidación definitiva del proyecto, tanto nivel nacional como europeo. Bajo su mando, el Herbalife disputó dos finales. En la primera temporada, la de Eurocup, en la que cayeron ante el Khimki ruso. El segundo año, el conjunto canario alcanzó la final de la Copa del Rey en A Coruña. En aquella ocasión, su verdugo fue el Real Madrid. Tras dos buenas temporadas, la marcha del técnico provocó dudas sobre la continuidad del ciclo del Gran Canaria.

A la tercera fue la vencida

El equipo insular llegaba a la Supercopa, a priori, como el menos favorito para conquistarla. La llegada de Luis Casimiro al banquillo y la presencia de una importante cantidad de nuevos fichajes en la plantilla, parecían puntos negativos a la hora de afrontar esta primera competición de la temporada.

Primero debían verse las caras con el anfitrión, el Laboral Kutxa, y en la hipotética final se enfrentarían al vencedor del duelo entre Real Madrid y Barça Lassa. Pero lo bonito del deporte es que la teoría no siempre se cumple.

En la semifinal, el Herbalife fue capaz de doblegar al conjunto vasco en un partido bastante apretado (80-84), gracias a la estelar actuación de Kyle Kuric con 24 puntos. El escolta estadounidense volvía a ser decisivo después de que la pasada campaña le fuese detectado un tumor cerebral. En la final esperaba un Barça Lassa que se las prometía felices tras vencer al Real Madrid por 93-99.

Fue entonces cuando apreció la figura de Bo McCalebb. El base estadounidense había llegado procedente del Limoges francés con la responsabilidad de ser el líder de este equipo en los momentos importantes. Y no defraudó. Sus 15 puntos y 5 asistencias, ayudaron al Herbalife a derrotar en la final a los blaugranas por 79-59 y lograr el trofeo de campeón.

Un título que puede ser el empujón definitivo de confianza a un club que busca asentarse como la alternativa a Real Madrid y Barcelona. Un proyecto que ilusiona a toda Gran Canaria.

Jaime Velasco (@jaimevelasco24)

Anuncios